“La fotografía es una forma de vida, algo que va dentro”

“La fotografía es una forma de vida, algo que va dentro”

Una búsqueda incesante del color ha impulsado al fotógrafo Alex Basha, de 25 años, al viaje constante, a la búsqueda de diferentes matices. A pesar de que nació en Albacete, Alex tiene un vínculo de nueve años con la ciudad de Cuenca. Actualmente estudia el último curso del Grado de Periodismo en la Facultad de Comunicación de la UCLM en Cuenca.

Para Basha, la fotografía es su forma de expresión, una herramienta para contar la realidad, lo que siente o lo que hace. Ante todo, recalca que el significado de la fotografía “depende de la implicación que tengas en ella. Puedes sentirla de una manera o de otra… La fotografía acompaña todo lo que gira en torno a mi vida.”  

Con lo que realmente disfruta es con el hecho de fotografiar, el momento exacto en el que se produce la transformación de una experiencia en un instante capturado en el tiempo. En palabras de Alex, “con lo que disfruto es con el acto fotográfico, por eso digo que para mí es una forma de vivir. Me gusta viajar y estar en contacto con la gente. Siempre de una forma u otra la fotografía está en medio.”

Definir desde cuándo es fotógrafo le es difícil. “¿Cuándo realmente te consideras fotógrafo? Siempre he estado vinculado a la imagen, cogía las cámaras que había en mi casa y hacía mis cosas. Utilizaba una compacta que tenía mi padre; una pequeña Nikon Coolpix.” En el año 2012 realiza sus primeros proyectos como profesional, para clientes cercanos. “Mi primer encargo fue una sesión con una chica embarazada; empiezas poquito a poco.”

Álex Basha inició sus estudios en el Grado superior de fotografía de la Escuela de arte José María Cruz Novillo de Cuenca en el año 2013. “Quizá eso fue también un punto de inflexión.” En ese momento, Basha utilizaba una cámara Canon 450D “muy básica para la época, pero que me permitía hacer algo más serio. Fue en ese momento cuando me enamoré completamente de la fotografía y, sobre todo, que me di la oportunidad de decidir: Quiero que esto forme parte de mi vida, de mi día a día, y que sea mi trabajo. Verdaderamente es con lo que disfruto.”

En búsqueda de la inspiración

En el caso de Álex, sus imágenes de viajes y reportajes de carácter fotoperiodístico están inspirados, entre otros, por Tino Soriano, fotógrafo español de National Geographic. “Tino sabe mirar desde otra perspectiva buscando otros rincones. En el color es excepcional.” También, en cuanto a la manera de representar el concepto del tiempo y aspectos más abstractos, menciona al fotógrafo español José Manuel Navia. Para finalizar, la fotógrafa de Magnum, Cristina García Rodero también ha sido una referente en su carrera: «Aunque yo soy un fotógrafo colorista, me gusta mucho como trabaja el blanco y negro y me fascinan sus historias.”

La técnica de la fotografía es práctica y requiere tiempo. Además, cuenta, en muchas ocasiones se trata de pararte a pensar y reflexionar. “Hablé con Tino Soriano cuando terminé el ciclo formativo de fotografía porque estaba indeciso respecto a la idea de complementar mis estudios con el grado en periodismo. No me lo pensé: le escribí por Facebook. Es una persona muy cercana y me dijo que no corriese.” El hecho de ser fotógrafo «requiere años, quizá décadas. Es cuestión de práctica y de evolucionar poco a poco».

Las redes sociales son una manera excelente de ver ejemplos y una fuente de inspiración. Aplicaciones como Instagram, Facebook o Pinterest son algunas de ellas. “Las redes basadas en la fotografía, como Instagram, son una fuente de inspiración para poder seguir el trabajo de mis referentes en cualquier momento, pero hay que explorar el mundo de la cámara”.

Una trayectoria ligada al viaje

En el año 2011 Álex viaja a Marruecos para colaborar con Ruta Inti con el objetivo de fotografiar diferentes puntos geográficos del país. En 2012 comenzó con Ruta Marah un proyecto similar, pero en Francia y siguiendo el curso del río Sena.

Ecos de África es otro de sus proyectos más recientes. Fue expuesto en la sala Ricardo Ortega de la Facultad de Comunicación de Cuenca en el año 2016. “También fue mi trabajo de fin de ciclo de Fotografía. Este proyecto me abrió la perspectiva del fotoperiodismo.”

Un sello imprescindible en la fotografía de Álex son los paisajes. En su proyecto Ruta Alternativa, enfocado al viaje y la naturaleza, se puede apreciar ese detalle. El proyecto comprendía las siete islas canarias y La Graciosa, recientemente declarada octava. “En este momento ya había cogido el camino de la fotografía. Digamos que ya estaba dentro. Ahí ya podía definirme como fotógrafo.”

Actualmente tiene consumado su último proyecto, un trabajo que recorre siete regiones italianas. “Es una fotografía más de carácter instantáneo, un carácter más de atrapar el momento, fotografías de ciudad.” Además,en el mes de febrero, Basha viajó al Sahara en el marco de un proyecto de cooperación del desarrollo para grabar un documental, financiado por la Fundación de la UCLM. «Se trataba de una estancia de 21 días en los campamentos de refugiados saharauis de Tinduf, en Argelia».

El objetivo era cubrir el trabajo que realizaban casi 100 estudiantes de prácticas de la Facultad de Educación de Ciudad Real (UCLM). “Se trataba de realizar un reportaje fotográfico y un documental, que verá la luz dentro de poco. El poder estar en el centro de la historia y vivirla, fue lo que más me gustó de este trabajo.”

«Cada trabajo es único y cada uno tiene lo suyo, es mejor no hacer comparaciones. «

Cuando le preguntamos por su futuro: “Me veo trabajando en la fotografía. Me encantaría poder viajar y que la cámara sea un vehículo para conocer otros lugares, nuevas costumbres y tradiciones”.

La fotografía como forma de vida

Álex Basha está ligado al viaje y no concibe su vida sin él. En sus viajes realiza su trabajo, lo crea y le da forma para poder mostrarlo. “Viajar es conocer, y mi trabajo al fin y al cabo es eso, contarlo.” La fotografía documental se caracteriza por la implicación del fotógrafo, que al mismo tiempo está viviendo esa experiencia. Para Alex, lo más importante es aprovechar y enriquecerte el máximo posible con la experiencia.  “Con cada viaje mejoro un poco, lo relaciono con la inspiración. Te ayuda a hacer un mejor trabajo y tomar otros puntos de vista.”

Cuando se le pregunta si tiene alguna pretensión con sus fotografías, hace una clara distinción al ámbito profesional y al personal. “Si estoy haciendo un trabajo que no es algo personal pretendo simplemente buscar lo que el cliente necesita. En ese caso le das tú tu ojo, pero por eso mismo un cliente te contrata, porque le gusta como miras. Se fía de ti.”

En un contexto más personal, le planteamos la pregunta que todos los fotógrafos tocan. Qué es más importante, ¿fotografiar el momento o vivirlo? “Fotografiar el momento es vivirlo también. . La foto es la excusa; yo intento hacer ambas cosas.”

Basha se considera una persona comprometida con las causas sociales. Además, cuando le preguntamos por la fotografía documental nos explica que se siente «en el centro del huracán, en el centro de la historia. Te permiten estar en el momento y lugar adecuados, rodeado de muchas personas”. Para él, este tipo de fotografía es la que más le enriquece: “No solo muestras el trabajo. Tienes que estar ahí. Te permite acceder a las personas e intimar con ellas.” Esta modalidad, cuenta, requiere un compromiso social, porque además genera un efecto en la sociedad. Ante este tipo de fotografía, Basha concluye: “Hay que ser responsable y tienes que saber lidiar con tus sentimientos, porque te pueden traicionar.”

«Fotografiar el momento es vivirlo también. La foto es la excusa. Yo intento hacer ambas cosas.«


Campamentos-Saharauis-1

Image 6 De 7

Publicado en Sin categoría.